El Cementerio

      El cementerio de Lantadilla se construyó en 1949 en los terrenos donados al municipio por los hijos del pueblo Emilio Fernández y Felisa García, ante la evidencia de que el antiguo cementerio, situado a la derecha de la Iglesia, no cubría las necesidades de espacio del pueblo.


 

 

      El antiguo cementerio estuvo en funcionamiento desde 1833, y en el momento del movimiento del antiguo cementerio al nuevo, los restos que quedaban de los enterramientos en el antiguo cementerio fueron recogidos para ser depositados en el nuevo cementerio bajo una lápida que hay a la entrada del cementerio y que recuerda este hecho:

 

 




      En 1954 se llevó a cabo el primer enterramiento en este cementerio municipal llamado San Roque. En la siguientes fotos se ve la puerta de entrada al cementerio y el cartel con su nombre:

 

 

 



      El nuevo cementerio está situado en la parte Noreste del término municipal, cerca de las eras y junto a la ermita de San Roque, de la que le separa la acequia. Se accede al cementerio por un camino asfaltado de unos 100 metros que discurre paralelo al Canal del Pisuerga en su llegada al pueblo procedente de Osornillo. La siguiente foto es la vista de un atardecer de invierno desde la puerta del cementerio:

 



   En el año 1990 se llevó a cabo una ampliación de los terrenos del cementerio, puesto que al ser la de las parcelas una compra a perpetuidad, el espacio se estaba quedando insuficiente:

 

 

 

      Actualmente no hay problemas de espacio en el nuevo cementerio ya que hay una zona amplia sin utilizarse: